Accidente 2: El valor de la verdad en Chiapas.

Ayer perdí todo el día de trabajo en el Ministerio Público y la Delegación de Tránsito “arreglando” el asunto del accidente de Adriana.

Dado el hecho de que el ajustador del seguro  Homero Trujillo parecía tener mas simpatía con el grupo de taxistas que con sus clientes, contactamos a la agencia de seguros para retirarlo de caso y mandaron una abogada de Tuxtla para intervenir en su lugar.

Decidimos que haríamos todo lo posible por evitar procedamientos largos en el Ministerio Público, con la exepción claro, de nunca mentir sobre la causa del accidente. Los hechos ocurrieron exactamente como mostrado en la maqueta y había varios testigos del evento.

Al final la Licenciada Ferrara  resultó muy profesional y ademas agradable. Ella entedió nuestra posición, pero también entendía bien las reglas del juego en SCLC. Logramos un arreglo en el cual aceptamos que nuestra aseguradora  pagaría el daño al taxista pero sin aceptar reponsabilidad por causar el accidente.

Para liberar el coche de corralón yo tenía que ir a la Delegación de Tránsito. Fue allí que las cosas empezaban a complicarse de neuvo. El Sub-director de tránsito insitió que teníamos que pagar una infracción por haber causado el accidente. Esta insistencia fue en contra de nuestra decisión de respetar siempre los hechos. Discutí el asunto, explicando que Adriana no me ha contado una mentira en todo el tiempo que la conozco y no creo que ella ha cambiado de su costumbre. El señor insistió que su agente había hecho un periitaje correcto, y los “hechos” contados por el taxista eran verificables. De acuerdo de este versión no había un tercer coche en el accidente, Adriana había cometido una imprudencia “impidiendo el tránsito” y que si había testígos padres del Pequeño Sol, esos no valían, pues son todos iguales.

Hay ciertos limites a mi capacidad de denegrarme para tener la vida facil. Claramente no estaba dispuesto de aceptar ese dictamen, asi que parecía que estabamos condenados a regresar al Ministerio Público. Pero en el último momento salió a la luz otro detalle. La licencia de conducir de Adriana estaba vencida. Esto ocurrió porque nunca hay material para renovar licencias en SCLC.  La oficina de transito aparentemente acaba de recibirlo pero hay que hacer cita, La fecha mas cercana es a mediados de noviembre. Mi esposa estaba esperando todavia la cita. Pero el hecho de que su licencia estaba vencida era un hecho verdadero. Asi que yo dije al Subdirector que estaba dispuesto de pagar la infracción si dejaba de acusar a  mi esposa de haber causado el accidente. Todos felices. Aparte del detalle que el taxista, un hombre irresponsable y un peligro para otros conductores y pasajeros, salió completemente sin culpa del asunto.

One thought on “Accidente 2: El valor de la verdad en Chiapas.

  1. Pingback: Accidente en el cruce del pequeño sol « Duncan Golicher’s weblog

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s